domingo, 10 de mayo de 2009

"Las verdades son ilusiones de las cuales se han olvidado que lo son" (F.Nietzsche)

No es que esté intentando deshacer la realidad en la que vivimos, porque de hecho, es imposible, debido a que lo que nosotros creemos que es verdad universal no es mas que nuestra realidad personal, por tanto hay tantas realidades paralelas, entrelazadas, como seres humanos habitan este mundo.

Puede que en la mayoría de casos, y cada vez más gracias a la globalización, las realidades tengan puntos en común pero poco más.

Intuyo que a lo que Nietzsche se refería es que todos aquellos que basan su existencia en verdades, en "las verdades" olvidan que seguramente la procedencia de estas fue la mente (quizás tan ociosa como la mía) de algún filósofo, estadista, pensador o aburrido que en un punto del pasado llegó a la conclusión de que su apreciación personal, su interpretación de lo que le rodeaba en ese momento, era "la realidad", "lo correcto" y así actuó en consecuencia. Tras algunas generaciones después educadas conforme a aquella apreciación, ninguna de ellas duda ya que esa "idea" puesta a la práctica en una realidad particular es una gran verdad, y las verdades no se cuestionan.
Todo esto me lleva a que quizás muchas de las muertes, penalidades, guerras, etc de la historia y el presente están debidas a "verdades" que nadie se cuestionó, ni se cuestiona.
Es fácil de llegar a la conclusión de que las diferentes culturas que habitan este planeta tienen sus cimientos en verdades, verdades que vistas desde fuera pueden parecer absurdas y equivocadas. ¿Cómo va ser eso verdad? si todo el mundo sabe que en relación a ese tema la verdad es así.
Son estas mismas verdades las que condicionan nuestro comportamiento, las que censuran nuestros instintos, las que controlan nuestro subconsciente y a las que debemos en parte el éxito de la convivencia en sociedad.
Pero no deberíamos olvidarnos de que los procesos a los que se ha llegado para establecer estas "reglas" son miles de años de generaciones que han ido consolidando sus ilusiones en verdades y que por lo tanto es normal que estas disten entre culturas siendo una osadía universalizar las nuestras propias dándolas por "correctas".
Está genial que cuestionemos sus verdades pero ¿no deberíamos cuestionar primero las nuestras?

3 comentarios:

davidelnomo dijo...

puede que algún día nuestras ilusiones sean verdades.
y puede que esas ilusiones, sean acabar con algunas de las actuales verdades.

menudo blog que estás haciendo.
me ha gustado.

Josep M. Ferrer dijo...

Una reflexión genial!!! Nuestra mirada sobre el mundo es siempre subjectiva porque no ve de forma inocente ni transparente. Cuando miramos, interpretamos. Eso los fotógrafos, antropólogos, sociólogos,... lo tenemos muy interiorizado porque lo experimentamos dia a dia. Fotografiar es un excelente ejercicio para aprender quienes somos nosotros en medio de este mundo. Saludos!!! Me he hecho seguidor de tu blogspot y a partir de ahora lo iré siguiendo!!!

Isaac dijo...

Hola Josep! encantado de que estes por aquí, entra y ponte comodo, estas en tu casa. Saludos!