miércoles, 2 de septiembre de 2009

Mirando al futuro


Supongo que las fechas señaladas nos hacen reflexionar sobre la vida. Al menos es lo que a mi me ha ocurrido. En mis pensamientos se ha fijado la duda de como enfrentarme a ella, de como comportarme con la sociedad que me rodea con la cual estoy cada vez mas desencantado. En definitiva se trata de conseguir un estado de ataraxia particular pero el problema es como conseguirlo.

Volver por un camino por el cual no dejaste migas de pan es complicado pero no imposible, salir de la socialización en la que estamos inmersos y conseguir ver mas allá con unos ojos miopes para lo diferente es una tarea pendiente.

Ser consciente de que vivimos sobre arbitrariedades, de que nos moldean sin que lo percibamos, que los libros de historia los escriben aquellos que ganaron y en ellos plasman sus verdades, y que esos libros formarán parte de la educación de los futuros ciudadanos libres (¿?) del (de su) estado, es un gran paso, quizás el primero para poder decidir hasta dónde dirigir el siguiente.
Subirse al conformismo puede ser una solución, seguramente la que mas gusta al sistema, así te aseguras un "buen futuro" aunque para ello tengas que hipotecar el presente y si para cuando el futuro se convierta en presente no lo has conseguido, que le vamos a hacer, ya es tarde. Como decía un grande "ahorra, no gastes, ves metiéndolo en "La Caixa", sacrifícate toda la vida y así cuando tengas 80 años, pues venga ahí con ese dineral, entonces a gastar, juergas, sexo, rock and roll..."

Quien sabe, quizás si eres un tío modélico, un ideal a seguir, un orgullo del sistema, cuando dejes este mundo saldrás en los futuros libros de historia...

3 comentarios:

Neus dijo...

Los antisistema somos los "raritos" pero lo más duro de todo es darte cuenta de que no lo puedes cambiar.
Peeeeero...vale la pena intentarlo.
Un besazo enorme.
Pd: yo quiero fotos como las tuyas!!!

david.rogonza dijo...

le voy a llevar la contraria a neus, no vale la pena intentar cambiar el sistema, lo mejor es aprovecharse de él mientras puedas, o esquivarlo, o saltarlo...
no se puede cambiar a todos los que te rodean, ni todo lo que no te gusta.
toca aprender a convivir con él, sin dejar que te afecte.
(tarea realmente difícil)

me parece que los dos estamos en un momento un poco similar, yo ahora mismo lo veo todo muuuu negro y borroso.
que vertigo da salirse de la línea marcada.

Josep M. Ferrer dijo...

Interesante reflexión. Es imposible cambiar el sistema. Siempre te acaba engullendo de una forma o otra. Pero bueno, que bien sientan las pequeñas transgresiones que dan que pensar y que nos enriquecen!